Actividad 1

 

En la historia del hombre, ningún otro invento ha ocasionado tantos como el ordenador, que ha supuesto una verdadera revolución, transformando toda la tecnología existente.

Aunque acaba de cumplir los cincuenta años de antigüedad, sin embargo, en tan corto espacio de tiempo, ha invadido nuestro entorno, hasta el punto en que hay muy pocas cosas que puedan prescindir de un ordenador, desde comprar un billete de tren o de avión, realizar operaciones bancarias, o hacer las compras en el supermercado de la esquina. Además, los ordenadores están cambiando nuestras costumbres hábitos, hasta el punto en que utilizamos los ordenadores como diversión en nuestro tiempo libre, como afición y diversión.

La evolución experimentada por los ordenadores es del tal índole, que muchos autores lo comparan con las revoluciones anteriores. Hemos sufrido una tremenda transformación, desde el inicio de la informática donde se disponía de unas ruidosas y gigantescas calculadoras mecánicas (usadas en esa época por contables). Estas máquinas únicamente eran capaces de realizar las cuatro operaciones básicas (+, -, *, /) y con lentitud, además disponían de muy poca memoria para almacenar los datos que procesaban.

Los ordenadores actuales son muy distintos de aquellas gigantescas máquinas. Los últimos modelos de ordenadores son silenciosos, capaces de realizar más de 500 millones de instrucciones por segundo, y almacenan en su memoria millones y millones de datos, además pueden procesar cualquier tipo de problema, siempre que haya sido computado.

El uso de los ordenadores en las tareas cotidianas ha llegado hasta tal punto que sería impensable entender la sociedad actual sin su existencia. Hasta llegar a los ordenadores tal y como los conocemos, han tenido que evolucionar en función de las innovaciones tecnológicas que se le iban aportando.

Un ordenador se puede considerar como un sistema, cuyas salidas o resultados son función de sus entradas, constituidas por datos e instrucciones.

 

Siguiente

INICIO